X
ALGO DE NUESTRA HISTORIA

 

Hace 56 años, este sector, que actualmente se conoce como San Cristóbal Norte, era ocupado por varias fincas bastante grandes, una de ellas era propiedad del señor Hermenegildo Navarrete y su esposa Araceli Romero de Navarrete. Don Hermenegildo fue un ciudadano con profundo sentido social, colaboró ampliamente con el crecimiento y desarrollo del sector, en distintos frentes comunitarios, participó activa y decididamente en la fundación de la Junta de Acción Comunal, la Cooperativa de Alimentos, transporte urbano para el barrio, apertura de vías, construcción de la Concentración Educativa Bavaria, etc. Su principal interés estaba enfocado hacia el ámbito educativo del cual provino la fundación del Colegio Casablanca (1958).

 

Nuestro nombre se debe a que se creó en la finca del señor Navarrete, la cual figuraba con ese título en las escrituras de la propiedad; en un principio se destinó para niños del sector, de forma gratuita y de su propio capital, contrató una profesora que enseñaba a leer y escribir a los niños de los alrededores; posteriormente fue implementando los diferentes cursos de primaria. La finca era de gran belleza. Tenía bosque, un lago y animales domésticos, por esta razón era un gran atractivo para los niños a quienes se les hacía agradable estudiar allí. El sector en ese tiempo era diferente, pues no había calles pavimentadas, la calle que ahora queda frente al colegio, la 163A, era en piedra y se le llamaba: "la calle de la herradura". Lo demás eran fincas y potreros.

 

Con el tiempo, el colegio creció en número de estudiantes, constituyéndose en un grave peso económico para su fundador, y a pesar de su sentido social, fue necesario cobrar una cuota mínima de pensión, pues se necesitaba pagar más profesoras, arreglos y adecuación de la planta física. Se decidió entonces, un valor de $2 pesos mensuales (1963). Desafortunadamente don Hermenegildo Falleció el 7 de Septiembre de 1973; sin embargo dejó en pie una institución sólida y humanitaria, la cual todavía mantiene los lineamientos de su fundador en los aspectos sociales y comunitarios, labor que acuciosamente a  continuado doña “Chelita” como llamamos cariñosamente a doña Aracely, nuestra matrona y líder por quien guardamos cada día nuestra más profunda admiración y respeto.

 

En el año de 1982 se inició la secundaria, paulatinamente, cada año se abrió un curso, hasta completar el bachillerato (1988). Paralelamente, se construían salones y demás dependencias, acordes con las necesidades del momento. En 1988 se celebraron dos sucesos destacables: los 30 años de fundación del colegio y la primera promoción de bachilleres. En 1993, el estudiante Jhon Fredy Alfonso, de grado 11º, compuso el Himno del Colegio Casablanca, hasta la fecha no ha sufrido modificación alguna; En la actualidad, un aspecto importante del Colegio, es el impulso que se brinda al deporte, la música y la danza, como fuerzas complementarias del ámbito intelectual y de formación de valores. En el deporte resaltan varios trofeos ganados en sus distintas ramas, logros que se exhiben en la rectoría del plantel. En 1996 el factor destacable del colegio surgió de la presentación de porras, donde se obtuvo el subcampeonato a nivel Cundinamarca. “Pasarella Publicidad” organizó ese torneo, el evento de más prestigio en ese momento.

 

Actualmente el Colegio Casablanca se caracteriza por un fuerte impacto dentro de la comunidad del sector por sus condiciones de liderazgo, calidad educativa y formación integral de los estudiantes.